Una reflexión sobre el Segundo Grado

El Rvdo. Nuhmen Delos, Cabeza del Templo de Anubis, se inició en Segundo Grado de la Tradición Nativista Correlliana el pasado 31 de octubre, coincidiendo con la festividad de Samhain. A continuación os presentamos una pequeña reflexión que escribió esa misma noche tras su iniciación acerca de lo que supone el entrenamiento de Segundo Grado.

Terminar Primer Grado, un entrenamiento agradable e iluminador y recibir tu iniciación como clero de la Tradición Correlliana, supone un cúmulo de energías en el individuo que hacen que éste emprenda sus estudios de Segundo Grado con gran ilusión, o al menos así lo sentí yo. Sin embargo, este entrenamiento es mucho más profundo de lo que pueda parecer a simple vista y pasa del estallido motivacional del principio a una absoluta calma interior al final del mismo.

El objetivo principal del Segundo Grado en mi Tradición es dominar varios saberes del Arte con el suficiente nivel de profundidad como para ser capaces de afrontar con autonomía las situaciones, problemas y acontecimientos que surjan a lo largo de la vida. Cuando alguien supera este entrenamiento, es considerado como un Sacerdote o Sacerdotisa de pleno derecho y, como tal, se espera que el trabajo realizado, la calidad en las tareas que desempeñe y su nivel de compromiso con la comunidad pagana sean considerablemente mayores.

Estos saberes del Arte son muy variados y todos ellos son disciplinas cuyo estudio podría extenderse durante toda una vida. Tarot, Astrología, Numerología, Quiromancia, I Ching, Trabajo energético avanzado... todas ellas son tan amplias e interesantes que existe el riesgo de quedarse enfrascado durante meses y meses estudiando una sola lección, perdiendo de vista la perspectiva del entrenamiento como un todo al quedar atrapado en una parte. Sí, Segundo Grado tiene un poco de arenas movedizas que te atrapan cuando menos te lo esperas, y también me gusta compararlo con el Arcano de la Luna, pues te lleva por senderos desconocidos en los que muchas veces has de confiar en tu intuición, en tu conocimiento y en tu sentido común para extraer lo mejor de cada lección y seguid adelante.

Pocos días antes de iniciarme, no podía quitarme de la mente una idea y es que, a pesar de haber tenido un entrenamiento profundo, transformador y con una calidad extraordinaria, lo cual es en gran parte mérito de mi mentora Harwe Tuileva, soy consciente de que aún hay muchas cosas de todo lo estudiado que me quedan por descubrir. Las cartas me hablarán con mayor profundidad cada vez que vuelva a ellas, los planetas me revelarán datos que antes me pasaban desapercibidos, las manos y los gestos hablarán a veces más que las palabras y crearé relaciones más profundas con algunos espíritus a medida que me deje llevar por las aguas profundas del Segundo Grado. De ahí a que sea necesario desarrollar esa calma interior que conduce al equilibrio y te permite conectar con la potencialidad de todas las cosas.

Así que, si tuviese que resumir este camino a otra persona, especialmente si interesada en descubrir bajo mis enseñanzas los misterios del Segundo Grado, sin duda la idea principal sería la siguiente: Humildad ante todo. Podrás trabajar, estudiar y practicar hasta la saciedad, que siempre te quedará algo más por hacer, un nuevo concepto por descubrir o una idea más que explorar... ¡y además siempre habrá alguien que sepa más que tú! Por tanto, disfruta de este camino de aprendizaje sin fin que te permitirá ir más allá de tus límites durante toda tu vida.

Nuhmen Delos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario